.

.
Zapatos, un escritorio con libros, revistas, flores, un ordenador, velas, mis cosas...¿ que mas quiero?

.

.

martes, 25 de octubre de 2011

EL ASNO Y EL CAMELLO

En realidad no está todo tan claro ni es tan fácil como dice el camello, en realidad miro hacia adelante  siendo cosciente de la rápidez con la que pasa el tiempo y de la relativa calma con la que hay que hacer según que cosas, a veces sin embargo,  las circunstancias no te permiten ensimismarte y cavilar sobre tus dudas y te obligan a actuar con más rápidez de la que quisieras, sea como sea, las experiencias y la edad enseñan e ilustran una gran realidad: SIN PRISA PERO SIN PAUSA, en esta sociedad nuestra, en estos tiempos difíciles y de grandes incognitas a todos los niveles,  hay una cosa clara: SI TE PARAS ESTAS MUERTO.


Un asno y un camello caminaban juntos. El camello se movía con pasos largos y pausados. El asno se movía impacientemente tropezándose de vez en cuando. Al fin el asno dijo a su compañero:

-¿Cómo es que me encuentro siempre con problemas, cayéndome y haciéndome rasguños en las patas, a pesar de que miro cuidadosamente al suelo mientras camino, mientras que tú que nunca pareces ser consciente de lo que te rodea, con tus ojos fijos en el horizonte, mantienes un paso tan rápido y fácil en apariencia?

Respondió el camello:

-Tu problema es que tus pasos son demasiado cortos y cuando has visto algo es demasiado tarde para corregir tus movimientos. Miras a tu alrededor y no evalúas lo que ves. Piensas que la prisa es velocidad, imaginas que mirando puedes ver, piensas que ver cerca es lo mismo que ver lejos. Supones que yo miro el horizonte, aunque en realidad sólo contemplo hacia el frente como modo de decidir qué hacer cuando lo lejano se convierta en cercano. También recuerdo lo que ha sucedido antes y así no necesito mirar hacia atrás y tropezar una vez más. De este modo lo que te parece confuso o difícil se vuelve claro y fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario