.

.
Zapatos, un escritorio con libros, revistas, flores, un ordenador, velas, mis cosas...¿ que mas quiero?

.

.

viernes, 19 de agosto de 2011

ENERGIA Y ENTUSIASMO

Hoy es un día curioso, de calor y actividad, de descanso y reflexión, todo a la vez, a partir de mañana cambian cosas y a partir de mañana mi mente que ha intentado "desconectar" unos días, con un resultado no todo lo satisafactorio que era necesario, volverá a darle vueltas a las mismas cosas y por si fuera poco a otras nuevas. Es curioso como a mi, los estados de felicidad, me hacen más intuitiva y más reflexiva, tengo un sin fin de nuevas sensaciones y emociones que analizar; estos días he estado yendo a muchos sitios que por supuesto ya conocia, los he "enseñado" y disfrutado de otra manera y con otra persona y en el trascurso de cada hora, minuto y segundo de esos momentos he pensado una vez más lo importante que es la ENERGIA y el ENTUSIASMO y me he visto observando a la gente joven y analizando palabras que tantas veces nos han transmitido nuestros queridos "mayores", y que ahora que ya somos "adultos" adquieren un significado más nitido y con eso no quiero decir que no hubiera quién aún siendo un lozano pimpollo no viera claro, pero hemos de admitir que seguramente algo menos ... la juventud es y tiene una fuerza importantisima, lo relevante en mi caso es que yo me siento joven y espero seguir así durante todo lo que me queda de vida.

me he enamorado de cada palabra de este cartel


Transcribo palabras de José Ingenieros, me gusta leerlo...quizás haya alguien que me siga que nos entienda y que esté de acuerdo.
"Las grandes crisis ofrecen oportunidades múltiples a la generación incontaminada, pues inician en la humanidad una fervorosa reforma ética, ideológica e institucional.
El entusiasmo era ya, para los platónicos, una exaltada inspiración divina que encendía en el ánimo el deseo de lo mejor. El entusiasmo es salud moral; embellece el cuerpo más que todo otro ejercicio; prepara una madurez optimista y feliz. El joven entusiasta corta las amarras de la realidad y hace converger su mente hacia un ideal; sus energías son puestas en tensión por la voluntad y aprende a perseguir la quimera soñada. Olvida las tentaciones egoístas que empiezan en la prudencia y acaban en la cobardía; adquiere fuerzas desconocidas por los tibios y los timoratos.
El enamorado de un ideal, de cualquiera -pues sólo es triste no tener ninguno-, es una chispa; contagia a cuanto le rodea el incendio de su ánimo apasionado. Los entusiastas despiertan los temperamentos afines, los conmueven, los afiebran, hasta atraerlos a su propio camino; obran como si todo obedeciera a su gesto, como si hubiera fuerza de imán en sus deseos, en sus palabras, en el sonido mismo de su voz, en la inflexión de su acento.
La juventud termina cuando se apaga el entusiasmo. No hay mayor privilegio que el de conservarlo hasta muy entrada la edad viril; es don de pocos y parece milagro en quien lo atesora hasta la ancianidad.
El hombre que se ha marchitado en una juventud apática llega pronto a una vejez pesimista, por no haber vivido a tiempo. La belleza de vivir hay que descubrirla pronto, o no se descubre nunca. Sólo el que ha poblado de ideales su juventud y ha sabido servirlos con fe entusiasta puede esperar una madurez serena y sonriente, bondadosa con los que no pueden, tolerante con los que no saben.
No basta en la vida pensar un ideal: hay que aplicar todo el esfuerzo a su realización. Cada ser humano es cómplice de su propio destino: miserable es el que malbarata su dignidad, esclavo el que se forja la cadena, ignorante el que desprecia la cultura, suicida el que vierte la cicuta en su propia copa. No debemos maldecir la fatalidad para justificar nuestra pereza; antes debiéramos preguntarnos en secreta intimidad: ¿volcamos en cuanto pudimos toda nuestra energía? ¿Pensamos bien nuestras acciones, primero, y pusimos después en hacerlas la intensidad necesaria?
La energía no es fuerza bruta: es pensamiento convertido en fuerza inteligente. El que se agita sin pensar lo que hace, no es un energeta; ni lo es el que reflexiona sin ejecutar lo que concibe. Deben ir juntos el pensamiento y la acción, como brújula que guía y hélice que empuja, para ser eficaces."

No hay comentarios:

Publicar un comentario